Blog

Versión Original

Comida de Semana Santa: el potaje

En Versión Original celebramos todas las tradiciones posibles, especialmente las que son culinarias. Ahora, en Semana Santa, como manda la tradición vamos a comer potaje de Semana Santa, buñuelos y torrijas entre otros manjares.
En Semana Santa, los viernes no se come carne y el bacalao toma protagonismo. Dado que el bacalao es un pescado que se conserva en sal, se puede comer en todos los rincones de España y todo el año. El potaje de Semana Santa, con bacalao, es un plato que esperamos y que solemos comer el viernes santo. Aunque para los que nos gustan los guisos, lo empezamos a comer antes y varias veces.
El potaje es un plato que lleva ingredientes sencillos, fáciles de encontrar y que solemos tener en casa y como buen plato de cuchara, es un plato único y completo. Es un plato modesto con el que disfrutamos mucho.

Para los que os guste cocinar y queráis animaros a hacerlo, aquí tenéis la receta del potaje de Semana Santa de mi abuela.

INGREDIENTES:
300 g de garbanzos .
250 g de bacalao desmigado
500 g de espinacas frescas
1 Cebolla
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 cucharadita de bicarbonato
sal
Para el sofrito:
1 Cebolla
3 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón
100 ml de aceite de oliva
1 cucharada de harina
Sal
Para el relleno:
75 g de pan rallado
2 Huevos
1 diente de ajo
Perejil
Sal

El día anterior ponemos los garbanzos en remojo con sal y una cucharadita de bicarbonato. Cuando empezamos a cocinar, ponemos una olla con agua caliente y añadimos los garbanzos, la cebolla cortada a cuartos, los ajos pelados, la hoja de laurel y sal. Dejamos hervir 1 hora y media a fuego lento.
Añadimos las espinacas y el bacalao.

Mientras, preparamos el sofrito. Picamos la cebolla y los ajos y los sofreímos en una sartén con aceite. Agregamos a la sartén el pimentón y la harina y damos vueltas. Cuando el sofrito esté listo, lo agregamos a la olla de los garbanzos y cocinando a fuego bajo.

Para preparar las bolas, batimos los huevos y agregamos el ajo y el perejil picados y el pan rallado. Con la masa hacemos unas bolitas y las freímos en una sartén con aceite. Cuando estén listas, las metemos en el guiso y cocinamos durante 20 minutos más a fuego lento.

Ya tenemos el plato listo. ¡Que aproveche!

Leave a Reply