Blog

Versión Original

¿Conoces al gato gordo de la rambla del Raval y su historia peregrina?

El gato gordo del Raval es un símbolo de uno de los barrios más peculiares de Barcelona. Es una escultura de bronce de 7 metros que representa un enorme gato gordo, muy tierno y de bigotes largos que tanto la gente de Barcelona como  turistas, adoran. Es un punto de encuentro y de reunión del barrio. Si vives en Barcelona, seguro que has quedado con tus amigos más de una vez, enfrente del gato de la rambla…¿a qué si?

El gato es obra del escultor colombiano Fernando Botero. Entró a formar parte del panorama urbano de la Ciudad Condal en 1987 y llegó a su actual domicilio ravaleño en 2003. Hasta llegar a su actual ubicación, el gato dio muchas vueltas por Barcelona: al principio el gato se sentía muy solo y por eso decidió quedarse en el parque de la Ciutadella, al lado del zoo. Parece que la cantidad de actividades que se hacen en la Ciutadella le molestaban un poco y por eso se mudó a Montjuic, en búsqueda de más tranquilidad. Parece que el frío de Montjuic hizo que el gato decidiera mudarse de nuevo. Se decidió por un lugar en el centro de la ciudad,  pero apartado de las aglomeraciones turísticas y se colocó en una pequeña plaza detrás de Drassanes.

En 2003 el Ayuntamiento le propuso llevar alegría a la Rambla del Raval, que estaba siendo remodelada en ese entonces. El gato no pudo negarse y desde entonces es el alma del Raval y uno de los puntos más fotografiados de Barcelona. No es raro ver grupos de amigos o familias con niños intentando subirse a la espalda del gato para sacarse su próxima foto de perfil de facebook!

¿Y tú? ¿Ya te has sacado alguna foto con el gato gordo?

Leave a Reply